Literatura y animales para sanar

Por Cindy Monzón

Periodista

Laura Alcoba y Chicha Mariani volcaron su dolor en literatura y militancia. Mientras la primera sigue envuelta en letras; Chicha ya dio su último adiós con el corazón en pena y brazos vacíos del único abrazo anhelado.

Dicen que Chicha quería morirse cuando mataron a su hijo y encontró un motivo para vivir cuando se enteró que su nieta, Clara Anahí Mariani, estaba viva. Desde entonces no dejó de buscarla pero se murió sin poder abrazarla.

Chicha es María Isabel Chorobik de Mariani, fundadora de Abuelas de Plaza de Mayo y referente de los Derechos Humanos en Argentina. A pesar que su historia estuvo marcada por destinos crueles e injustos, Chicha logró sobreponerse a las adversidades y volcó todo su dolor en hacer el bien. Dedicó su vida a militar las buenas causas para intentar, aunque sea un poco, sanar el semejante sinsentido que le tocó atravesar.

Como Laura Alcoba, que decidió escribir para sanar. En el prólogo de su primera obra, “La casa de los conejos”, lo adelantó: “antes de comenzar esta pequeña historia, quisiera hacerte una última confesión: que si al fin hago este esfuerzo de memoria para hablar de la Argentina de los Montoneros, de la dictadura y del terror, desde la altura de la niña que fui, no es tanto por recordar como por ver si consigo, al cabo, de una vez, olvidar un poco”. Olvidar también puede significar sanar.

La escritora argentina, radicada en Francia desde la última dictadura militar, tenía 9 años cuando el 24 de noviembre de 1976 la casa en la que vivían en La Plata Diana Teruggi, Daniel Mariani y Clara Anahí fue atacada por cientos de hombres del ejército y la Policía Bonaerense, entre los que se encontraban Ramón Camps y Miguel Etchecolatz. Alcoba también vivía ahí, con su mamá, en esa casa que simulaba ser un criadero de conejos.

En 2003 Laura Alcoba volvió a La Plata, conoció a Chicha Mariani y visitó la casa de su infancia. Los recuerdos la abrumaron y tuvieron que pasar varios años para que decida escribir sobre sus recuerdos como hija de montoneros, la clandestinidad y el posterior exilio al país europeo. Finalmente, en 2007 lanzó su primer libro donde relata de manera descarnada uno de los capítulos más negros y sanguinarios de la historia argentina.

Alcoba sintió que con los conejos no fue suficiente, que aún quedaban más recuerdos por exorcizar y escribió dos libros más que completan la trilogía sobre su corta, pero contundente, experiencia en nuestro país: “El azul de las abejas” y “La danza de la araña”, que completan la historia con las cartas que su padre le enviaba desde la cárcel.

La autora piensa y escribe en francés y admite que dicho idioma la ayudó a liberar sus miedos al momento de escupir en una hoja todos los recuerdos traumáticos. “La araña baila en espera de la puerta que se abre. Hay una serie de motivos que representan la expectativa de la libertad. Es la liberación en diferentes sentidos; también del grito, del llanto. Para llegar a ese estallido era necesario pasar por “El azul de las abejas”, que es la integración de otro idioma, salir del silencio y adaptarse a otra cultura”.

En esa línea, Alcoba explicó que el castellano está íntimamente relacionado con esa infancia encorsetada, con el autocontrol: “Mi recuerdo de chica del castellano es del idioma bajo control, eso tiene que ver con mi vivencia como hija de militante montonero: ¡ojo con lo que decís! Cuando vivís algo así, salir del autocontrol y de la idea de la palabra de más, que puede matar, es difícil”.

De todos los animales que nombra solo los conejos son reales. La abeja y la araña son deseos. Deseo de una nena recién llegada a París que busca seguir manteniendo un contacto con su padre, o como ella misma lo explicó “todo el espacio que abre la dimensión epistolar crea el encuentro en la imaginación, las historias que se cuentan. La escritura es el espacio del encuentro”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: